Viernes, 24 de Marzo de 2023

24 de marzo de 2023: a 47 años del último golpe de estado en argentina reflexionamos sobre la Deuda con la Democracia
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhtasApp

Hoy se cumplen 47 años del asalto mas trágico a las instituciones democráticas. Con sangre, desapariciones y terror se instauró en Argentina una estructura económica basada en la especulación financiera y en el sistema de endeudamiento permanente.
Reflexiones de miembros del observatorio por más y mejor democracia:
Laura Bevilaqcua
Florencia Melo
Felipe Guzmán
Alejandro Olmos Gaona

Economía y Dictadura

Por Laura Bevilaqcua

La dictadura cívico militar en la República Argentina trajo consecuencias que hasta el momento han tenido secuelas en la economía de nuestro país. En un eje más amplio que la deuda externa, podemos decir que esta época representó la implementación de las políticas de corte neoliberal en el territorio. Más específicamente, podemos rememorar las herramientas seleccionadas para administrar el Estado, en aquel entonces, se basaron en  suprimir los incentivos y mecanismos de protección ante la competencia externa lo que provocaron un efecto desindustrializador. Políticas y medidas que remergen constantemente en nuestra historia y que las secuelas desde aquel entonces,  hoy siguen presentando efectos en nuestro país. Además, el pack de medidas  fue acompañado por privatizaciones, desregulación del estado y una apertura indiscriminada hacia el mercado mundial, tanto por la balanza comercial, como por el sistema financiero.

Entonces, ¿qué consecuencias ha generado esto en nuestro desarrollo? En primer lugar la desindustrialización, genera un país mayormente vulnerable, incapaz de generar valor agregado genuino, lo que impacta en la creación de empleos en condiciones de desarrollo humano, y la consecuente diversificación de la matriz productiva, que es la única capaz de generar esas divisas que nos permiten intercambiar con el resto del mundo. Se dice que fue en este período que Argentina presentó un eje de la valorización financiera del capital. 

Por tanto, ¿cuál fue el impacto? El eje se explica porque al destruir principalmente la industria nacional, un vector de desarrollo genuino, dado que puede generar las divisas que necesitamos para el desarrollo de nuestro país, provoca la necesidad de obtenerlas desde otra fuente de financiamiento, y es  ahí donde comienza a jugar un papel preponderante la deuda, en especial esa deuda externa (en divisas que ingresa para que podamos solventar nuestros déficits en el corto plazo, pero que nos genera un mecanismo de dependencia económica a largo plazo, poniendo a la Argentina en una situación de vulnerabilidad y dependiente de aquellos países que manejan las finanzas internacionales.

Sin embargo, debemos entender que si bien estas políticas pudieron ser  impulsadas en forma express en un periodo de dictadura, no debemos desconocer los periodos en democracia que han propiciado la emergencia de estos modelos.

Por tanto, hoy es un día de reflexión, en el que debemos decir nunca más, pero no solo en términos de los nefastos impactos que trae al pueblo una época oscura, sino también tratar de no implementar estos mismos modelos “disfrazados” de democracia y consensos.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

A 40 años de la  Democracia: presente y futuro condicionado

Por Alejandro Olmos Gaona, Felipe Guzmán y Florencia Melo

 

En este año 2023 se cumplen 40 años de democracia ininterrumpida en nuestro país y es por ello que, desde el Observatorio de la Deuda Pública, queremos conmemorar junto al pueblo la defensa de los derechos y garantías constitucionales que hemos podido conseguir y mantener. 

Queremos seguir pensando la Democracia y construyéndose desde el lugar que nos ocupa con la convicción de que estamos contribuyendo a la consolidación de los procesos de democratización institucional como pilar fundamental de la vida en libertad, igualdad con justicia social e independencia económica.

Construir una democracia desde una reflexión y colectiva, desde la memoria histórica es fundamental para pensar nuestro presente y consolidar nuestro futuro. No sólo eligiendo a nuestros representantes, sino manifestándonos de diversas formas para mostrar nuestra disidencias y disconformidades, como plantear las demandas, que creemos que ayudarían a mejorar las instituciones y con ello la vida de las personas.

En 1976 el autodenominado “Proceso de Reorganización Nacional” a través de un golpe de estado generó uno de los periodos más oscuros y luctuosos de nuestra historia reciente, y determinó que se pusiera  en marcha una reestructuración de la sociedad que pasó de un modo de producción industrialista a uno de financiarización modificando el modo en que se producía su riqueza, produciendo un sometimiento social en términos políticos y económicos a los grandes capitales financieros. Desde 1976 a 1983 se empleó el aparato del Estado de manera ilegal y violenta para la Imposición de marcos normativos que posibilitaron una dominación vinculada a la expoliación como las leyes de entidades financieras, de inversiones extranjeras, la reforma del Código Procesal y la Carta Orgánica del Banco Central de la República Argentina, normas que han atravesado los diferentes gobiernos democráticos durante estos 40 años, y que nunca hubo intento de modificarlas.

En el mes de julio del año 2000, el juez Jorge Ballestero dictó sentencia en la causa “Olmos Alejandro s/ Denuncia” (Exp. 14467), iniciada el 4 de abril de 1982, en uno de cuyos párrafos sostuvo”...Ha quedado evidenciado en el trasuntar de la causa la manifiesta arbitrariedad con que se conducían los máximos responsables políticos y económicos de la Nación en aquellos períodos analizados. Así también se comportaron directivos y gerentes de determinadas empresas y organismos públicos y privados; no se tuvo reparos en incumplir la Carta Orgánica del Banco Central de la República Argentina; se facilitó y promulgó la modificación de instrumentos legales a fin de prorrogar a favor de jueces extranjeros la jurisdicción de los tribunales nacionales; inexistentes resultaban los registros contables de la deuda externa; las empresas públicas, con el objeto de sostener una política económica, eran obligadas a endeudarse para obtener divisas que quedaban en el Banco Central, para luego ser volcadas al mercado de cambios; se ha advertido también la falta de control sobre la deuda contraída con avales del Estado por la empresas del Estado”

“Se pudo determinar la existencia de cuatrocientos setenta y siete oportunidades, número mínimo de hechos que surge de sumar cuatrocientos veintitrés préstamos externos concertados por YPF, treinta y cuatro operaciones concertadas en forma irregular al inicio de la gestión y veinte operaciones avaladas por el Tesoro Nacional que no fueron satisfechas a su vencimiento. A ellos deben agregarse los préstamos tomados a través del resto de las Empresas del Estado y sus organismos, así como el endeudamiento del sector privado que se hizo público a través del régimen del seguro de cambio. - Empresas de significativa importancia y bancos privados endeudados con el exterior, socializando costos, comprometieron todavía más los fondos públicos con el servicio de la deuda externa a través de la instrumentación del régimen de seguros de cambio”. 

Esta investigación tuvo como resultado la constatación de los mecanismos concretos para endeudar ilegalmente al país, y para someterlo a normas que favorecieron a los capitales trasnacionales en parte, y a gran cantidad de empresas argentinas, que, a través de diversas normas, transfirieron una enorme deuda a todo el pueblo argentino, parte de la cual fue investigada, mostrándose su fraudulencia.

En la causa llevada adelante por la justicia federal se puso en evidencia la operatoria empleada. 1)-. La reforma financiera y la pauta cambiaria (devaluación progresiva del peso). 2)-. La apertura económica y la desindustrialización. 3)-. El desmantelamiento del Estado 4)-. la represión y el aniquilamiento a toda forma de resistencia. Esta reforma era imposible de aplicar si no hubiera tenido como contrapartida una sistemática violación de la ley, la aniquilación de los derechos humanos, la represión indiscriminada, la desaparición de miles de personas, el fin del estado de derecho.

Dada la morosidad con la que actuó la justicia en la denuncia de Olmos, en el año 2000 se puso fin a la misma, sobreseyendo definitivamente por prescripción de la acción penal, y aunque se activaron otras denuncias, la justicia se ha dedicado a acumular pruebas durante años, sin tomar ninguna resolución efectiva, y sin que se establecieran responsabilidades respecto de todos aquellos involucrados en los procesos de endeudamiento desde 1976 hasta la actualidad.

Existe un cúmulo de leyes y regímenes diseñados en plena dictadura que hoy están vigentes y que impiden una democracia plena en el ámbito económico y social, algunas de ellas son:

  • Ley de entidades financieras y Ley de inversiones extranjeras que garantizan libertad al mercado financiero especulativo, propiciando el desmantelamiento de la estructura productiva, la concentración, extranjerización del sistema bancario y la fuga indiscriminada de capitales desposeyendo a la Nación de sus activos. 

  • Modificación de la ley de trabajo que permite actualmente la precarización de la población trabajadora ya que habilitó la subcontratación y la tercerización laboral

  • Ley del personal de Policía que prohíbe que los oficiales puedan denunciar por ilícitos a sus superiores por fuera de su estructura garantizando impunidad al crimen organizado. 

  • Régimen penal Juvenil que habilita encerrar a adolescentes en instituciones carcelarias especiales, que no permiten una real reeducación, y condenarlos por debajo de la edad de imputabilidad  

Si bien a partir del año 2003, se instrumentó una política diferente respecto de los derechos humanos, y se realizaron acciones penales para juzgar a los responsables de la represión y de crímenes de lesa humanidad, no ocurrió los mismo, con los autores intelectuales y ejecutores de los planes económicos que endeudaron al país, sino que por contrario se respetaron todas las obligaciones contraídas, pagándose y refinanciando aquellas que no se podían afrontar en un proceso de crecimiento de esa deuda original, que hoy ha llegado a sumas desmesuradas.

Mientras los endeudadores y sus herederos, siguieron con la utilización de procedimientos similares, la estructura legal del sometimiento ha permanecido invariable. Esta estructura fué impuesta a través de la violencia, la desaparición forzada de personas y el disciplinamiento vigente al día de hoy. Mientras ella no cambie profundamente, la sombra de la dictadura seguirá acechándonos con su impunidad y  sus condicionamientos.